¿Cuántas veces hemos ido a comprar un producto ibérico y al ver qué está envasado al vacío hemos dudado de su calidad?.
Pues resulta que el envasado al vacío aporta muchos beneficios al consumo de los ibéricos.

Nuestra tradición era de comprar las piezas enteras (embutidos, jamones o quesos) y las cortábamos y consumíamos a nuestro ritmo en nuestras casas ¿qué ocurría? las guardábamos en envoltorios plastificados que mantenían su contacto con el oxígeno, evitando perder sabor y propiedades, pero se estropeaba pronto.

Todo esto desaparece cuando llegó el envasado al vacío, su ausencia de aire ayuda a mantener la calidad del producto y ofrece comodidad en el consumo y almacenaje.

Ventajas de consumir productos ibéricos envasados al vacío

  1. Conserva todas las propiedades naturales por más tiempo. No está en contacto con el aire (no se oxida) evitando el resecado y aumenta el tiempo de consumo.
  2. Es más cómodo para servir y la calidad sigue intacta.
  3. Podemos ahorrar dinero ya que no compramos la pieza entera, recordando que podemos elegir el tamaño del sobre y  la cantidad.
  4. En el caso de nuestros jamones, las lonchas cortadas por nuestros expertos hacen que no se estropee la pieza ni el contenido del envase.
  5. Es la manera más cómoda para viajar con ellos.
  6. Fácil de ubicar en nuestra cocina. Recuerda, en verano, mejor en la nevera.
  7. Perfecto para compartir con amigos/familiares piezas enteras.
  8. Se puede elegir la cantidad de producto que queremos en cada envase.

Cuidados de los productos ibéricos envasados al vacío

  1. La temperatura perfecta para su conservación es entre 14º y 16º, si no puedes conseguir esta termperatura, a la nevera.
  2. Evitar apilar sobre los sobres.
  3. Cuando lo vayas a consumir, sácalo 1/2 hora ántes de la nevera.
  4. Cuando abras el sobre y el contenido tenga 20º-22º recomendados para el consumo, podrás separar perfectamente las lochas y disfrutar del aroma y sabor del producto.
hablamos